viernes, 16 de noviembre de 2012



Creo que el arte tiene la forma de encarar la materia al alma. Dejemos una vez que la sinceridad de la vida sonría al destino, que no esté sujeto de la mentira que dibuja la sombra y que la necesidad de hacerse unánime de la sospecha de la realidad afecte la consciente y perspicacia de ver a uno mismo y poder decir este soy y este es el rasgo que mi cultura me moldeó y que gracia a los aborígenes tengo la constante de ser un valiente nicaragüense.